Con la tecnología de Blogger.

Dios Con Nosotros


Los ojos del Señor recorren toda la tierra para fortalecer a los que tienen el corazón totalmente comprometido con él.” (2 Crónicas 16:9 )

Cuando Dios te da una misión, puedes tener la certeza que a lo largo del camino te enfrentarás a retrasos, dificultades, desvíos, y callejones sin salida. Son parte natural de la vida. Pero puedes estar listo para ellos.

Por ejemplo, si alguien tenía razón para estar descorazonado era Noé. ¿Sabes cuánto le tomó a Noé terminar el arca? 120 años. ¿Podrías trabajar 120 años en un proyecto sin una sola palabra de aliento de alguien más de la sociedad?

Noé confió en Dios. Y cuando escuchó su advertencia acerca del futuro. Noé le creyó, aunque no había ni una señal del diluvio. Apuesto a que hubo muchos días en los que Noé no se sintió como para ir a trabajar, pero por 43.800 días fue al mismo lugar y trabajó. Nunca renunció.

Tú tampoco renuncia a tu sueño. No renuncies a tu matrimonio. No renuncies a tu salud. No, no, no renuncies. Dios está en control. Todavía no has leído el capítulo final de tu vida. Dios ya lo escribió, pero tú todavía no lo leíste.

La Biblia dice: “Los ojos del Señor recorren toda la tierra para fortalecer a los que tienen el corazón totalmente comprometido con él” (2 Crónicas 16:9). 

Dios está buscando a personas que pueda bendecir.

Reflexionemos Sobre Esto:
  • ¿Cuál es el sueño a la altura de Dios, al que estás listo para renunciar debido a las dificultades y retrasos?  
  • ¿Cómo deseas que Dios te bendiga al comprometer tu vida plenamente a Él?